30 ene. 2012

El origen de todo



Para cualquier rasgo que exhiba un organismo, suele invocarse casi siempre a la selección natural como el mecanismo que lo ha favorecido. Sin embargo el mismo Darwin consideró que la selección natural no era suficiente como presión evolutiva para explicar lo que él consideró que eran rasgos exagerados.
Estos “rasgos exagerados” los asociamos normalmente con colores sumamente llamativos o rasgos morfológicos como largas y vistosas colas como la del Quetzal de la imagen. Pero también incluye conductas muy complejas y conspicuas: rituales, generación de sonidos, etc. Todo eso parecería ser perjudicial en la supervivencia de los individuos, ya que los hace más llamativos para posibles depredadores, además de tener que invertir muchos recursos para desarrollar esas características.

Darwin entonces desarrolló la teoría de selección sexual: plantea que es la responsable para el mantenimiento de esos rasgos en la población debido a que, a pesar de ser desventajosos respecto a la supervivencia de los individuos, confería ventajas a los individuos que los poseyeran a la hora de aparearse. Individuos con colores vistosos, colas largas y comportamientos llamativos eran capaces de obtener mayor número de cópulas y/o parejas, y dejar mayor descendencia en la próxima generación.

Al  parecer, el impulso (consciente o no) más grande que tienen los animales no es el de la propia supervivencia, sino el de la reproducción, aún a costa de la propia integridad. Conocidos son los casos de muchos insectos dodne el macho se termina ofreciendo como alimento para la hembra con tal de copular, pero también ocurre que en animales como los elefantes marinos, donde hay unos pocos machos dominantes que se aparean con todas las hembras, los machos subordinados se arriesgan a buscar cópula pese a las consecuencias. El énfasis que se le da(ba) a la evolución respecto a “la supervivencia de los más aptos” y que tan malinterpretado ha sido, podría haberse cambiado por un énfasis en “la supervivencia de los mejores amantes”. Quizás con ese enfoque la historia en muchos aspectos hubiera sido bien distinta…

3 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo con esas conclusión final, ¡qué distinto habría sido todo!

    Para entenderlo quizás baste con darse cuenta de que en nuestra sociedad el sexo es mucho más tabú que la violencia...

    Saludos! y felicidades por el blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias estimado por las felicitaciones!

      Y bueno, John Lennon lo reflejó en una excelente frase: "Las personas hacemos la guerra en publico, y nos escondemos para hacer el amor". Claramente hay algo que no funciona bien en nuestra forma de pensar...

      Eliminar
  2. Enhorabuena por tu nuevo blog.
    Parece que será muy interesante.
    Adelante...

    ResponderEliminar