2 mar. 2012

Araña pavo real

Difícil que un mote esté mejor ganado que el de "pavo real" para esta araña (Maratus Volans) de tan sólo 5 milímetros. Y al igual que el pavo real, solamente el macho en estado adulto exhibe esos colores y comportamientos tan conspicuos, siendo las hembras y las crías de colores opacos. Esta araña tiene en el opistosoma (parte posterior)  unas "solapas" que puede levantar a voluntad.


El cortejo que tiene esta bella araña incluye una danza en la que el macho se aproxima a una hembra receptiva y se detiene brevemente para elevar y bajar bruscamente y de forma alternativa su tercer par de patas. Si la hembra todavía se muestra interesada, el macho se adelanta aún más elevando el tercer par de patas al mismo tiempo para luego golpear el suelo con ellas y repite los mismos movimientos varias veces. Cuando está a unos tres centímetros de la hembra, eleva su opistosoma y despliega las solapas creando una brillante aureola. El tercer par de patas lo mantiene en alto mientras agita vigorosamente su opistosoma, moviéndose de un lado a otro y acercándose poco a poco a la hembra.

La hembra que se muestra interesada pareciera quedar hipnotizada y cuando el macho la alcanza, permanece quieta y le deja que se aparee. El ritual puede durar hasta dos horas y cuando el macho termina su trabajo, se aleja de la hembra inmóvil, que tarda varios segundos en recuperarse y empezar a moverse.

El macho semental por supuesto, repite su cortejo con otras hembras cada vez que puede. Considerando la no muy agradable costumbre de las arañas hembras de comerse a los machos después del apareamiento, quizás toda esta estrategia partió por un macho que dijo "¡A mi no!".

Sin embargo, a veces las palabras están de más. Mucho mejor que la mera descripción es el video. Desde el seg. 45 empieza el espectáculo... Realmente es increíble. Si hasta  a mi me empezó a agradar esa araña por el esfuerzo exhibido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario