2 feb. 2012

Embarazo masculino


Los caballitos de mar (Hippocampus spp.) son animales curiosos. Aunque no parezcan, son verdaderos peces, aunque muy modificados. Para empezar, son los únicos peces que tienen la cabeza en ángulo recto respecto al resto del cuerpo. Su cabeza es alargada y tienen una especie de hocico tubular con una boca desprovista de dientes. La rigidez de su cuerpo evita que naden como los demás peces y el desplazamiento lo realizan en posición erguida con la ayuda de una aleta dorsal. Nadan lentamente, y para defenderse de los depredadores usan camuflaje. Aunque podría dedicarme durante mucho tiempo a hablar maravillas de la morfología de este curioso pez, no es eso lo que nos interesa acá.


Los caballitos comparten un rasgo único en el reino animal con los dragones de mar y los peces aguja (todos de la misma familia): es el macho el que queda embarazado. Puede ser relativamente común (o al menos, no tan raro) que peces hembras liberen huevos no fertilizados y el macho se quede a su cuidado. Sin embargo, acá ocurren otras cosas: cuando los caballitos de mar se aparean, la hembra inserta su ovopositor en la bolsa del macho (una estructura externa que crece en el cuerpo del macho) y deposita sus huevos sin fertilizar allí. El macho entonces libera su esperma dentro de la bolsa para fertilizar los huevos. Si la bolsa sólo sirviera para que las hembras depositasen huevos típicos como los de muchos peces para que estos se desarrollasen en la bolsa y no en el fondo oceánico como ocurre con otras especies marinas, probablemente ni siquiera tendrían un espacio tan grande en este blog. Pero el embarazo masculino en algunas especies de caballito de mar es en realidad mucho más complejo, fisiológicamente hablando, que esto.

Después de que las hembras depositan sus huevos sin fertilizar en el macho, la cubierta externa de estos huevos se rompe, y crece un tejido nuevo del macho alrededor de ellos. Después de fertilizar los huevos, el organismo del macho controla muy estrechamente los parámetros ambientales prenatales del embrión en su bolsa. También mantiene el flujo de sangre alrededor de los embriones, controla las concentraciones salinas dentro de la bolsa, y suministra oxígeno y nutrientes a la descendencia en formación a través de esta estructura similar a una placenta, hasta que da a luz.

El embarazo masculino, además, tiene interesantes implicaciones para los roles sexuales en el apareamiento. En muchas especies, los machos compiten por acceder a una hembra, de manera que se tiende a observar la evolución de rasgos sexuales secundarios en los machos (por ejemplo, una cola en los pavos, y cornamentas en los ciervos). Pero en algunas especies de caballito de mar, los papeles sexuales se han invertido porque los machos son los que se quedan embarazados. Eso significa cantidad de bolsas limitada y competencia de las hembras por acceder a los machos disponibles, por lo que son ellas las que han desarrollado rasgos sexuales secundarios (como ornamentación coloreada brillante) mucho más destacada que los machos. Me encantaría tenerles una explicación del por qué ocurre esto, que fuerzas evolutivas llevaron a esta inversión de roles en esta especie y otras cosas más, pero realmente no tengo ninguna explicación y hasta lo que se, no e sabido que alguien la tenga aún.

Es posible que, al llegar hasta acá, se estén todos preguntando ¿Y cuál es la idea? ¿Por qué complicarse la vida y quebrarse la cabeza llamándole "macho" al que se embaraza? ¿Tiene algún sentido? Indudablemente lo tiene. Pero para averiguarlo, tendrán que seguir leyendo el blog y en otras entradas prometo abordar el tema de lo que es ser macho y lo que es ser hembra.

Por ahora, esta página se toma un receso de al menos 1 semana por motivos de vacaciones. Espero llegar con mucho material nuevo para compartir!

2 comentarios:

  1. Buen artículo e interesante blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Hereje! Espero poder seguir haciéndolo interesante..

      Eliminar