12 feb. 2012

Selección sexual al extremo

¿Se acuerdan de una entrada donde se enaltecía el cerebro humano como una máquina de seducción? Arte, música, literatura, todo eso como marketing de lo bueno que pueden llegar a ser nuestros genes. Si no se acuerda, lea esto antes de seguir.

En esa ocasión se destacaba los rasgos positivos, los grandes logros artísticos que ha alcanzado el ser humano para conquistar pareja. Pero el asunto tiene 2 caras: por cada hombre literato, musical, artístico, etc; tenemos uno idiota, impulsivo, amante del riesgo, etc.

Al final de cuentas, el hecho es destacar, tal como ocurre con los otros animales aún si eso implica correr ciertos riesgos. Entre tantos hombres buscando pareja, lograr destacar puede ser algo complejo. Y si no destacas de algún modo, simplemente no existes en estos temas.

Todo eso ha contribuido a que en este blog se abra una nueva sección: "humor morboso", a cargo de un programa que vengo a descubrir hace poco tiempo: "1000 maneras de morir". Creo que expone de manera excelente las consecuencais de llevar la selección sexual al extremo: simplemente desapareces del acervo genético. Más de alguna de las muertes de ese programa podrían ser merecedora de un Premio Darwin



No hay comentarios:

Publicar un comentario