17 feb. 2012

Evolución de la preferencia de las hembras III: Indicadores genéticos

Llegó el momento de continuar con las hipótesis del por qué las hembras eligen rasgos (como lo visto aquí y aquí). El mecanismo que se hablará acá podría decirse que es el opuesto al hándicap: un rasgo es elegido por la hembra precisamente por ser un caracter ventajoso. De este modo, los machos estarían mostrando “señales honestas” de su capacidad para sobrevivir.

Esta idea fue, en algunos aspectos propuesta inicialmente por Wallace (1889), aunque él no explicaba cómo las hembras podrían tener las preferencias por el rasgo. Esta idea fue desarrollada posteriormente por el biólogo estadounidense George Williams (1966) en su libro “Adaptation and Natural Selection”. Este autor propuso que machos genéticamente mejores (con mayor fitness) podrían expresarlo a través del desarrollo diferencial de caracteres sexuales secundarios. Las hembra por su parte con preferencias por tales rasgos indicadores, serán más exitosas en término de supervivencia de los descendientes, y por ende se generará nuevamente un proceso coevolutivo entre el rasgo y la preferencia.

Uno puede encontrar muchas similitudes con el mecanismo fisheriano, pero hay que recordar que en este último, el rasgo no tiene valor adaptativo en sí mismo. De todas formas, es importante indicar que las teorías no tienen por qué ser rivales entre sí, sino que se pueden complementar o ser 2 caras de una misma moneda.

Ejemplos de esta hipótesis hay varios, incluso unos bastante evidentes asociado a los humanos (pérdida del pelo por ejemplo, transformándonos en monos desnudos ), pero serán tratados en otras entradas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada